noviembre 15, 2009

surrealismo


pernoctar tus ojos

dormir tu sueño

mantuvo en eclipse la noche

la acomodó en tu estepa

la acomodó en tu vientre


y desde el centro mismo

allí, sostenida queda

quedamos

pero

cuelga de hilachas que solo esperan

la luz del día

para olvidar

dejar caer, una y otra vez

aquello que fue

tejido entre

las pestañas cerradas de la madrugada


plasmando yo

al despertar

tu nombre

sin saberlo tú

en cada corte

del tiempo

deja ahora

que te cuente

como aprendió a gotear la prisa

como exudan nuestras bocas

como sangran las heridas.


Imagen:

Vernon Trent


4 dijeron algo al respecto:

Camille Stein dijo...

el tejido
de los sueños
se hilvana
tras los ojos
cerrados
de la madrugada

... maravilloso texto

un beso

Maria Coca dijo...

Tienes imágenes muy originales: "cómo aprendió a gotear la prisa". Maravilloso.

Besoss

Albanella dijo...

Camille: Se hilvana, pero al comenzar el día muere desvanecido.
Besos :)

María: Aprendió a gotear con tal precisión, que fue formando un camino para llegar al fin. De qué, no lo sé.

incal dijo...

lo leo una y otra vez y siempre parece un poema distinto...

saludos desde Montevideo.Luis