agosto 09, 2008

Retazos de locura

Aquí tienen un silencio renovado... desde otro ángulo la boca cierra, la mente abre o la boca calla pero los dedos gritan. Con tal motivo, dejo a su consideración este pequeño relato, que toca de cierta forma el motivo para que hayan corrido vientos nuevos por acá..



“La razón, para ser razonable,
debe verse a sí misma
con los ojos de una locura irónica”

Erasmo de Rótterdam


Ella no está en este mundo. Su cuerpo no le pertenece. Mira sus manos y las ve extrañas. Siente que nunca las ha visto antes. Se para y mira su cuerpo frente al espejo. No se reconoce. Toca su imagen y siente lo que está viendo, sólo un reflejo frío de alguien que esta parado frente a ella que, sin embargo y recién después, sabe que conoce.

Observa a su alrededor. A pesar de conocer la habitación, siente que es nueva para ella. No encuentra familiares los rincones o los muebles, ni siquiera el piso estuvo antes bajo sus pies. Todo es ajeno.


Las paredes negras a su alrededor la aprisionan. Las ventanas la engañan, en realidad no existen. La puerta está pintada en la pared. ¿Cómo estoy dices? Nadie había querido saberlo antes. Nadie oye sus gritos mudos ni sus arañazos sordos. Ella no habla, se llama Ana, ella no habla.

Los muros no impiden que pueda pensar más allá. Ella no está en el cuarto que ellos encierran. No está en aquellas paredes negruzcas ni como extensión de sus pies. No está detrás de sus ojos. Ella es todo eso. Las cosas no están fuera sino que están en sus ojos, bajo sus manos y entre su aire.

Ahora, el mundo no es ella. El infinito de espejos que la adormilan se deforman cuando fija la mirada en el nuevo escenario. Sin embargo, la tarea de la tarde será hacerlo suyo, introducirlo con su mirada y su tacto. Debe construir colores con sabores poéticos y fijar su pensamiento en un punto remoto, cercano o lejano pero suyo.

Imagen:

Surrealism - Linn Olofsdotter


6 dijeron algo al respecto:

Camille Stein dijo...

dónde habite el cuerpo no es lo importante... es hacia donde deriven sus ojos, abierto o cerrados, la residencia que derriba muros y locuras extraviadas

nadie oye al que viaja con la sutileza de una brisa

un beso

Oso Jucumari dijo...

Es de los míos, depresivo

Albanella dijo...

Camille: El cuerpo lleva los ojos.

Oso: Asi que vos también le vas a eso?

Luna dijo...

Me identifique por un momento, una vez que me mire al espejo..y en mi mente afloraron y murieron a la vez muchas cosas..

Bohemia dijo...

Interesante escrito, es como una explosión...un abrazo

Albanella dijo...

Luna: Son momentos surrealistas.. estás mirando a quién no eres pero en ti está..

Bohemia: :) Otro para ti..